jueves, 12 de octubre de 2006
Publicado por abrantitanic1912 @ 12:40
Comentarios (0)  | Enviar
Imagen
Familiares americanos y europeos de pasajeros del Titanic visitaron la exposición del naufragio, invitados por 'Titanic The Exhibition', con el fin de contar sus versiones y compartir sus conocimientos, sobre a verdadera historia de la corta vida del "buque de los sueños" y recibir un homenaje, en el Parque de las Ciencias de Granada, donde actualmente se encuentra la exposición del Titanic.
Joan Randall, hija de Louise Kink Randall, una de las pocas supervivientes del Titanic, que viajaban en tercera clase, y cuyas botitas que llevaba puestas la noche de la tragedia se pueden ver en la exposición, viajó a Granada desde Davis-California, en EE.UU.

Además,asistieron, Tage Fogelberg, nieto de Edwin Keeping, que falleció en el naufragio, y que viajaba en el Titanic como mayordomo de una de las familias más ricas de América, la familia Widener, de Philadelphia.
Siv Murdoch, sobrina de uno de los héroes del Titanic, su primer oficial William Murdoch, quien murió en la tragedia salvando la vida a numerosos hombres, se trasladó a Granada a pesar de sus 88 años de edad, y pese a sus problemas de salud, ya que estaba "muy ilusionada" en este viaje a España.

Gunilla Genrup, nieta de Gerda Lindell, pasajera de tercera clase del Titanic, que falleció en el naufragio junto a su marido, y cuyo anillo de boda apareció en uno de los botes salvavidas y se encuentra en la exposición, cedido por su nieta Gunilla. Además asistió Hjordis Ohlsson, nieto de Mauriztz Adahl, y Elena y Ana Ugarte Perogordo, sobrinas-nietas de Víctor Peñasco Perogordo, pasajero de primera clase y uno de los diez españoles a bordo del Titanic.

El acto central fue el viernes, día 6 de octubre, a las 21.30 horas, en el marco de una cena oficial donde se servió el último menú que se ofreció a los pasajeros de primera clase, en uno de los comedores de lujo del Titanic, la noche del 14 de abril de 1912, pocas horas antes del naufragio. La cena tuvo lugar en el Restaurante del Grupo Abades, en el Parque de las Ciencias.

Al día siguiente,los pasajeros se trasladaron al puerto de Motril. Un grupo, formado por una veintena de personas, fue recibido por el alcalde de Motril, Pedro Alvarez, antes de embarcar en el puerto de la localidad granadina en un remolcador que les adentró en el mar.

Una vez en alta mar, depositaron una corona de flores sobre el Mediterráneo como homenaje a los fallecidos en el naufragio.Muchos no pudieron contener las lágrimas.

Antes de salir para sus respectivos países como Suiza, Escocia, Suecia y EE.UU., estos familiares quisieron agradecer a toda la ciudad de Granada y a Motril (donde fueron recibidos por su Alcalde quien, además les acompañó en la ofrenda floral, en alta mar), la amabilidad y el cariño con que han sido tratados durante su estancia en España, prometiendo convertirse en auténticos "embajadores" de Granada en sus respectivos países, señalando, además, que el acto de la ofrenda floral en alta mar, nunca lo habían realizado y que fue, desde que ellos recuerdan, el más emotivo y entrañable de todos cuantos se han realizado en el mundo como homenaje a sus familiares.
Comentarios